My Bulgarian Life and other fantastic stories -- Mi vida Bulgara y otras historias fantasticas

Loading...

lunes, 24 de mayo de 2010

real?


Altering reality, an ethical issue


Photography manipulation has been practiced since the invention of the medium and controversies with photo manipulation date as back as 1882. Regularly manipulation is used to deceive, improve story-telling, or satisfy self-expression by altering reality. But when it comes to photojournalism, given the nature of the profession, what are the implications? Does manipulating reality diminish news outlets credibility? For professional photographers covering news, and myself, it does.
Today images are everywhere, they are part of the way we consume information. They are powerful, symbolic, descriptive, and more often than not, they define our ideas and opinions on events, public figures and even entire cultures. Images are a vehicle of information and it this quality that grant images and photojournalists all their value.
They way images are composed, the angle and composition carries messages that in themselves communicate the gist of the events that are being depicted.
Images are powerful, for some, they are even worth a thousand words; this speaks on their credibility. However, photojournalists face various ethical dilemmas. Shoot or not to shoot when covering an especially vulnerable subject? Should photojournalists get involved in traumatic circumstances? What about selective editing? Can they Photoshop?

These are all important questions to be answered but one issue that surfaces quite often and is highly controversial is the staging of images, or photo manipulation; the compromise of credibility and trust. In contemporary journalism for decades there has been a debate about the use of photo manipulation in journalism as they often depict non-existent images, as facts.

But what is photo manipulation? Photo manipulation is the modification of images by editing techniques to create an illusion of reality. Not the same as enhancement or correction. The use of manipulated images, in the era of disinformation, has raised various ethical concerns where photojournalists are then left to wrestle with ethical dilemmas.

From the many examples available in recent memory portraying ethical flaws, the case of Brian Walski, a staff photographer for Los Angeles Times covering the war in Iraq in 2003, is one of the most controversial. Walski had been taking photographs in the desert for days but one of the images looked suspicious: some citizens were duplicated in the background. When the issue came to the attention of photo editor Colin Crawford, who didn’t notice it at first, he confronted Walski who acknowledged he had manipulated the images on his computer to improve the composition, therefore, altering reality. As a consequence, Walski was fired and the L.A. Times forced to issue a correction, as well as the other newspapers and media outlet that used the image. Walski’s career was over.

When photographers breach the trust and the code of ethics of their profession it becomes a serious issue. Photojournalists have the responsibility being fair and accurate. Staging news photographs as well as changing images electronically tarnishes credibility.
These are the images that where combined and published on March 31st, 2003 in Los Angeles Times



Two photographs above were combined in the manipulated image above, in violation of Times policy which forbids altering the content of news photographs.



Walski breached the policy of the Times and his profession by submitting a manipulated photograph as a real event. During the time he was in Iraq he took several good photographs that were of high quality. He didn’t need to fake one. In my opinion, he shouldn’t have tried to deceive his photo editor and others. Walski reputation as a trustworthy photojournalist was finished when he failed to notify that one of the images sent to the Times was a manipulation. Coming up clean and try to save face in this kind of situations is very important. Had he been honest about the nature of the image probably he would have been scolded (reminded) of the policies and guidelines of the Times and his profession, and not being sacked instead. It is understandable that some professionals tend to loosen up when under pressure of some type especially if covering a war zone. But nonetheless, it is important to maintain the basic standards of transparency and honesty when getting the job done. In my opinion, it was a flaw that Walski and any other photojournalist covering extremely sensitive events such as war, can’t afford.
But not all voices are against photo manipulation. In his website zonezero.com photographer Pedro Meyer on his website, criticized the Los Angeles Times for sticking to the book:

[The LA Times has] fired someone for doing a professional job in trying to come up with a better picture, the same way that any of their journalists polish a text so that it reads better and is succinct. (Why should a photographer be deprived of doing exactly the same that other professionals are doing on a daily basis as long as the information is not distorted?). The only explanation I can find, is that by accusing the photographer and attempting to portray themselves as publishing "unmanipulated" news, they are seeking to conceal the factual reality of their biased and one-sided presentation of the overall news. That seems to be the more important issue at hand.1
Meyer considers that as journalist, photographers should be allowed to‘re-write’ and improve their work. Others disagree. Reporter Frank Van Riper photography columnist for the Washington Post and New York Daily News responded to Meyer:

.Any reporter worthy of the name would no sooner fiddle with direct quotes than a reputable photojournalist would alter his or her picture. Remember: news photographs are the equivalent of direct quotations and therefore are sacrosanct – the situational ethics of Walski's apologists notwithstanding. To be sure, just as a writer can, in the interest of brevity or impact, choose which quotes to use in a story, so can a news photographer or picture editor crop out dead space in a news photo, or use the electronic equivalent of dodging or burning in to make a picture reproduce better.

But the key elements of a news photograph, like the key words in a direct quote, simply are off limits to manipulation. In this, I am reminded of what a Washington Times shooter once told me. On a computer outside the paper's darkroom, she said, there was plastered this flat admonition and warning: "If you can't do it in the darkroom, don't do it here."2

Kant’s categorical imperative “Don’t deceive an audience that expects your pictures to be an accurate representation of a particular quality of reality,” accurately underlines the responsibility of photojournalists. In this sense any image that does not represent accurately and fairly any subject or topic and instead present a deceiving representation of reality go against the photojournalist’ principles of accuracy and fairness in reporting.

As technology changes the way professional photographers do their jobs it is imperative for photojournalists to adhere to the guiding ethical principles of fairness and accuracy if they are to preserve that privileged place as a trusted source of information in the viewers’ mind.


..........................

La alteración de la realidad, una cuestión ética


manipulación de la fotografía ha sido practicado desde la invención del medio y las controversias con la fecha de manipulación de la foto como la espalda en 1982. Regularmente se utiliza la manipulación para engañar, mejorar la narración, o cumplir con la libre expresión mediante la alteración de la realidad. Pero cuando se trata de fotoperiodismo, dada la naturaleza de la profesión, ¿cuáles son las implicaciones? ¿Tiene noticias de manipular la realidad disminuye la credibilidad de puntos de venta? Para los fotógrafos profesionales que cubren las noticias, y yo, que lo hace.
Hoy en día las imágenes están en todas partes, son parte de nuestra manera de consumir información. Ellos son poderosos, simbólico, descriptivo, y más a menudo que no, que definen nuestras ideas y opiniones sobre acontecimientos, personajes públicos e incluso culturas enteras. Las imágenes son un vehículo de información y que esta calidad que las imágenes de subvención y fotoperiodistas todo su valor.
Ellos se componen las imágenes de forma, el ángulo y la composición lleva en sí mismos mensajes que comunican la esencia de los acontecimientos que se están representados.
Las imágenes son poderosas, para algunos, incluso se vale más que mil palabras: se habla de su credibilidad. Sin embargo, varios reporteros gráficos enfrentan dilemas éticos. Disparar o no disparar al cubrir un objeto especialmente vulnerables? En caso de fotoperiodistas involucrarse en circunstancias traumáticas? ¿Qué pasa con la edición selectiva? ¿Pueden Photoshop?

Todas estas son preguntas importantes por contestar, pero un problema que aparece con gran frecuencia y es altamente polémico es la puesta en escena de imágenes, o manipulación de la foto, el compromiso de credibilidad y confianza. En el periodismo contemporáneo desde hace décadas se ha producido un debate sobre el uso de la manipulación de fotos en el periodismo ya que a menudo representan imágenes inexistentes, como hechos.

Pero, ¿qué es la manipulación de fotos? La manipulación de fotos es la modificación de imágenes por técnicas de edición para crear una ilusión de realidad. ¿No es el mismo que la mejora o corrección. El uso de imágenes manipuladas, en la era de la desinformación, ha planteado diversas inquietudes de orden ético, donde los reporteros gráficos se dejan de luchar con dilemas éticos.

De los muchos ejemplos disponibles en la memoria reciente retratar fallas éticas, el caso de Brian Walski, trabajar como fotógrafo para Los Angeles Times cubrió la guerra en Irak en 2003, es uno de los más controvertidos. Walski había estado tomando fotografías en el desierto durante días, pero una de las imágenes parecía sospechoso: algunos ciudadanos se duplicaron en el fondo. Cuando el asunto salió a la atención de la editora fotográfica de Crawford Colin, que no se dio cuenta al principio, se enfrentó a Walski quien reconoció que había manipulado las imágenes en su ordenador para mejorar la composición, por lo tanto, alterar la realidad. Como consecuencia, Walski fue despedido y el Los Angeles Times obligado a emitir una corrección, así como los demás periódicos y medio de comunicación que utiliza la imagen. Walski carrera había terminado.

Cuando los fotógrafos de violación de la confianza y el código de ética de su profesión se convierte en un problema grave. Fotoperiodistas tienen la responsabilidad de ser justo y exacto. La clasificación en etapas fotografías de prensa, así como el cambio electrónico de imágenes empaña la credibilidad.
Estas son las imágenes que, cuando combinado y se publicó el 31 de marzo 2003 en Los Angeles Times



Dos fotografías de arriba se combinaron en la imagen manipulada arriba, en violación de la política Times, que prohíbe modificar el contenido de las fotografías de prensa.



Walski violado la política de los tiempos y su profesión mediante la presentación de una fotografía manipulada como un acontecimiento real. Durante el tiempo que estuvo en Irak tomó varias fotografías buenas que eran de alta calidad. Él no tenía necesidad de una falsificación. En mi opinión, no debería haber tratado de engañar a su editor de fotos y otros. Walski reputación como fotógrafo de confianza se acabó cuando él no ha notificado que una de las imágenes enviadas al Times era una manipulación. Viniendo de limpieza y tratar de salvar la cara en este tipo de situaciones es muy importante. Si hubiera sido honesto sobre la naturaleza de la imagen probablemente se habría regañado (recuerda) de las políticas y directrices de los tiempos y su profesión, y no en lugar de ser despedido. Es comprensible que algunos profesionales tienden a aflojar cuando bajo la presión de algún tipo sobre todo si cubren una zona de guerra. Pero sin embargo, es importante mantener las normas básicas de transparencia y honestidad al hacer el trabajo. En mi opinión, se trataba de una falla que Walski y cualquier otro reportero gráfico que abarca los acontecimientos extremadamente sensibles como la guerra, no pueden permitirse.
Pero no todas las voces están en contra de la manipulación de fotos. En su página web zonezero.com fotógrafo Pedro Meyer en su página web, criticó el diario Los Angeles Times del mantenimiento del libro:

[Los Angeles Times ha] despedido a alguien por hacer un trabajo profesional para tratar de llegar a una mejor imagen, de la misma manera que cualquiera de sus periodistas pulir un texto para que se lea mejor y es sucinta. (¿Por qué un fotógrafo puede ser privado de hacer exactamente lo mismo que otros profesionales están haciendo a diario, siempre y cuando la información no está distorsionada?). La única explicación que puedo encontrar, es que al acusar al fotógrafo y tratando de presentarse como la publicación de "no manipulada" de noticias, que están tratando de ocultar la realidad de los hechos de su presentación sesgada y unilateral de las noticias en general. Esa parece ser la cuestión más importante en hand.1
Meyer considera que, como periodista, los fotógrafos se debe permitir to're-escritura "y mejorar su trabajo. Otros están en desacuerdo. Reportero Frank Van Riper columnista de la fotografía para el Washington Post y New York Daily News respondió a Meyer:

. Cualquier periodista digno de ese nombre que no bien el violín con citas directas de un reportero gráfico de renombre alteraría su imagen. Recuerde: fotografías de prensa son el equivalente de las citas directas y por lo tanto son sacrosantas - la ética situacional de los apologistas de Walski pesar. Para estar seguro, al igual que un escritor puede, en aras de la brevedad o impacto, que cita a elegir a usar en la historia, por lo que puede un fotógrafo o editor de imágenes a cabo cultivos espacio muerto en una foto de prensa, o utilice el equivalente electrónico de esquivando o ardor en hacer una foto de reproducir mejor.

Sin embargo, los elementos clave de una fotografía de noticias, como las palabras clave en una cita directa, simplemente están fuera de los límites a la manipulación. En esto, me acuerdo de lo que un tirador Washington Times una vez me dijo. En un equipo fuera del cuarto oscuro del papel, dijo, no había pegado esta advertencia plana y advertencia: "Si no puede hacerlo en el cuarto oscuro, no lo haga aquí." 2

imperativo categórico de Kant "No engañe a un público que espera que su imagen para ser una representación exacta de una calidad determinada de la realidad", precisa subraya la responsabilidad de los fotoperiodistas. En este sentido, cualquier imagen que no representa con exactitud e imparcialidad cualquier asunto o tema y en lugar de presentar una representación engañosa de la realidad van en contra de que el fotoperiodista "principios de veracidad y la imparcialidad en la presentación de informes.

Como la tecnología cambia la manera profesional fotógrafos hacer su trabajo es imprescindible que los reporteros gráficos a que se adhieran a los principios rectores éticos de imparcialidad y exactitud si se desea preservar ese lugar privilegiado como fuente confiable de información en la mente de los telespectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada